pep.zone
Welcome, guest. You are not logged in.
Log in or join for free!
 
Stay logged in
Forgot login details?

Login
Stay logged in

For free!
Get started!

Text page


maduro.y.apasionado.xxx.les.pep.zone

Hasta que la Mafia nos separe - 2

Autora: Veersus, chilena

16 min. Mariana: no – le dije cortante – por ahora – continúe mientras mis ojos se encontraban con los suyos –

Estiro su mano y yo tome el final de sus yemas, ese simple tacto me llevo hasta la mitad de la pista de baile… solo ese simple tacto, no le podía hablar mucho menos fijar la mirada por mas de 5 segundos, ella jugaba conmigo y yo se lo permitía, termino la canción y se demoro unos cuantos segundo en comenzar la otra, por lo que ella aprovecho para acercarse a mi y susurrarme al oído

Liliana: por que tan nerviosa chica ruda?

No pude evitar sonreír con aquel final, chica ruda?... se me había olvidado hasta el nombre con su aroma, una nueva canción comenzó a sonar “Chocolate” de Kylie Minogue… me tomo las manos y se las llevo a la cintura mientras se giraba y su espalda se pegaba a mis pechos, deje de respirar con sus movimientos y al minuto cuarenta y cuatro de la canción se giro solo para susurrarme al oído “chocolat” con ese acento de ingles americano que a esas horas y con el vaso de whisky me hacían sentir… la canción siguió mientras ella conducía mis ritmos, ella siempre tan sensual con esa mirada que me mantenía atenta al color de sus ojos… así pasamos la canción yo vigilando el ritmo de su aroma mientras ella me envolvía con sus brazos y provocaba en mi mas cosas de las necesarias… cuando la canción acabo le hice gestos de calor con las manos, ella entendió de inmediato y tomando mi mano nuevamente me llevo hasta la salida donde se despidió de los guardias

Liliana: el destino nos volvió a juntar

Mariana: - ahora era yo quien la conducía al otro lado de la calle hacía mi auto – entra o te congelarás

L: nunca pensé que te gustaran este tipo de lugares – entrando al auto

M: por lo de chica ruda? – cerrando su puerta para luego caminar rápido hacía el otro lado –

L: - rió, la pude escuchar – exactamente, no creo que este sea tu tipo de lugar

M: y cual es mi tipo de lugar según tu? – pregunte mientras me acomodaba en el asiento –

L: no lo se, muéstrame tu tipo de lugar – dijo mientras se abrochaba el cinturón de seguridad y se acomodaba en el asiento –

M: estás segura?

L: si…

M: ok, pero se que será un lugar que te sorprenderá

L: me encanta que me sorprendan

M: pero quiero que sea aun mayor tu sorpresa

L: - me miro extrañada –

M: quiero que cierres tus ojos hasta que lleguemos

L: que? no podré aguantar la curiosidad

M: bueno, entonces no podré llevarte

L: ya bueno, intentaré hacerlo

M: confió en ti – le dije mientras arrancaba el motor –

L: yo también – la mire y ella cerro los ojos y se quedo quieta –

Solo hay un lugar donde no necesito ser la Loba, donde no necesito ser Mariana… solo necesito ser ese yo inalcanzable en otros lugares o circunstancias, este lugar sobre la ciudad parece ser el limite entre la tierra y el cielo, aquí las luces parecen pequeñas luciérnagas inmóviles, no pude despegarle la mirada de encima, cada dos minutos preguntaba cuanto faltaba, yo solo me limitaba a reír y a tomarle a mano, ella por su parte me miraba con los ojos cerrados, apretaba fuerte mi mano por el camino de piedra que obligatoriamente tenía que pasar para llegar a nuestro destino, jamás había traído a nadie aquí, este era mi refugio y la hacía parte de este secreto de alguna manera, pero cuando me di cuenta ya tenía estacionado el auto frente a esta panorámica donde la luna nos abrazaba en una noche radiante… respire profundo pero antes de que yo pudiera pronunciar palabra, ella volvió a preguntar

Liliana: falta mucho?

Mariana: no, en realidad ya llegamos… pero aun no puedes abrir los ojos

L: bueno…

M: espera…

Me baje del auto y la ayude a bajar, ella aun con los ojos cerrados se aferro a mis manos para no tropezar… la guié hasta el borde y posé mis manos sobre su cintura por su espalda, me acerque a su oído simplemente para susurrarle

M: este es mi tipo de lugar…

Abrió los ojos y jamás había visto esa sonrisa, esos ojos tan abiertos, tan fascinados por la vista, giro su cabeza para dejarla a solo 5 milímetros de mi boca ya que mi cabeza estaba sobre su hombro, tomo con su mano izquierda mi cara y beso mi mejilla, un hormigueo me recorrió por completo, note su mano fría y eso me hizo separarme de ella e ir al auto, ella se giro solo para ver donde iba y se volvió nuevamente al paisaje… yo de la cajuela saque una frazada que siempre teníamos por si el frío o cansancio nos encontraba mientras “trabajábamos”, y en del asiento trasero saque el whisky… volví y ella al sentir mis pasos se giro, miro mis manos y enseguida tomo la botella la abrió y bebió, luego me la dio y repetí la acción… no hablábamos, no hacía falta por ahora… me quito la manta y la puso sobre el suelo, se sentó y me invito hacerlo también

Liliana: Tenías razón

Mariana: en que? – pregunte mientras tomaba un trago largo –

L: me sorprendiste – dijo cuando me volví a encontrar con su mirada y su aliento muy cerca de mi boca –

M: te lo dije – respondí con gran esfuerzo mientras ponía la botella entre su boca y la mía –

L: - sonrío y bebió un sorbo – supongo que no quieres emborracharme

M: por supuesto que no, tengo que devolverla sana y salva a casa – dije mientras me recostaba sobre la frazada –

L: hoy no quiero volver a casa – dijo mientras se recostaba y refugiaba en mis brazos –

M: hasta que hora te dieron permiso?

L: jajaja… que?, ni siquiera saben que no estoy en la casa

M: ah! Y se supone que yo soy la chica ruda?

L: jajaja fue un prejuicio por tu forma de vestir y de comportarte hoy en la mañana

M: bueno, no fue la mejor manera de presentarme

L: a mi me encanto

Mientras lo decía se dio vuelta y se acomodo sobre mí quedando su rostro frente al mío, respiro ansiosa 3 veces, los logré contar por que no podía concentrarme en nada mas que no fuera en ella, su mano derecha acomodo un mechón de mi pelo atrás de mi oreja, y se acerco… se acerco tanto que creí que dejaría que me besará… pero la única familia que conozco esta en mis manos y no puedo poner en peligro mi vida por un beso, por una mujer, por ella… solo gire mi cara y ella termino dándome un beso en la mejilla… abrió los ojos y se salió enseguida de su posición, se sentó, e incapaz de mirarme me dijo

Liliana: pensé que yo te gustaba

Mariana: te conocí hoy día – dije sin siquiera poder mirar su silueta –

L: - se giro arrebatándome la seguridad de su rechazo – no hablo de los pocos momentos, hablo de lo que sentimos en aquellos momentos

M: - no logré ni siquiera pensar una contraparte a eso –

L: llévame a casa…

No me negué en absoluto ni intente hacerla cambiar de parecer, simplemente me pare e intente tomar su mano para ayudarla pero ella se negó y se puso de pie sola, tomo la botella de whisky y emprendió su camino al auto yo por mi parte tome la manta y la fui a guardar en la cajuela, para volver al asiento del piloto y sentirme completamente estupida, ella veía por la ventana mientras tomaba el resto de whisky que quedaba… en unos minutos se quedo dormida y a causa de los movimientos del auto termino girándose hacia mi, cuando llegamos a la carretera, arregle su mechón de cabello como ella lo había hecho, acaricie su mejilla en la seguridad de unos milímetros de distancia para que no despertará, cuando estábamos en frente de su casa le sacaba la botella de las manos y ella despertó

L: ya llegamos? – dijo mirando por la ventana aun un poco dormida

M: si

L: - se desabrocho el cinturón y salió del auto –

M: - me baje apresurada también, sin motivo ni razón aparente –

L: - ella se giro – gracias por todo

M: - detuve su caminar con una pregunta – nos volveremos a ver?

L: - ella paro y solo giro su cabeza y mirándome de reojo me dijo – déjaselo al destino – se giro y siguió su camino –

Me dejo aquí, así… con una respuesta que no me esperaba, la vi perderse tras la puerta de su casa y a mi no me quedo otra opción mas que subirme al auto y volver a la casa… allí estaban todos, pase directo a mi habitación pero ahí estaba una de las niñas

Chica: te estoy esperando desde hace mucho rato

Mariana: hoy no estoy de ánimo Julia

Julia: desde cuando no estas de animo para un polvo?

M: desde hoy, por favor solo déjame dormir - me saque la ropa y me acosté en la cama –

J: trabajaste mucho hoy? – pregunto mientras se acomodaba para acariciarme –

M: no… solo quiero dormir

J: bueno – dijo levantándose y cuando estuvo en la puerta se giro para decirme – si no te conociera, pensaría que es un mal de amor – y cerro la puerta –

Mal de amor? De amor? Amor? JÁ! No gracias, por que piensa así? Solo no quería un polvo… como nunca… simplemente no quiero, acabo de tener un feo final para algo que pensé que no pasaría, no quiero pensar en ella, ni en lo que paso, ni en lo que hare mañana, a si, a propósito… que mierda hare para volver a verla?, mejor dicho… que hare para entrar a su familia?… doy vueltas en la cama por un rato, bueno seré sincera por 2 horas, pero después de eso me duermo.

A la mañana siguiente al primero que veo es al viejo que me mira desde la puerta de la habitación un poco extraño

EV: Julia me contó lo que paso anoche

M: y que paso ...
Next part ►


This page:




Help/FAQ | Terms | Imprint
Home People Pictures Videos Sites Blogs Chat
Top
.